viernes, 30 de agosto de 2013

CD 87 – Johannes Gutenberg: El Imprentero de Maguncia



Johannes Gutenberg, sumido en la pobreza, sufrió el permanente asedio de sus acreedores. Durante algún tiempo vivió de la caridad bajo la protección y asilo de los religiosos de la comunidad de San Víctor. Luego de muchos esfuerzos y gracias a la ayuda desinteresada de cierto funcionario de Mainz, Gutenberg pudo montar una modesta imprenta en la que recibía encargos menores. Acaso uno de sus más hermosos trabajos haya sido la impresión de Catholicon; en el colofón, se leía: “Con la ayuda del Altísimo, este noble libro se logró imprimir sin la ayuda de la caña, lápiz o pluma, sino por el acuerdo maravilloso, la proporción y la armonía de los golpes y los tipos, en el año de nuestro Señor encarnación 1460 de la noble ciudad de Mainz”. Con la invasión de 1462, Gutenberg, una vez más, se vio obligado a dejar su ciudad natal. Igual que en su primer exilio, se trasladó a la finca familiar de Eltville. Allí colaboró en la fundación de la imprenta de los hermanos Bechtermünze, célebre por la admirable impresión del Vocabularius. En forma tardía, Gutenberg fue reconocido por el arzobispo Adolfo de Nassau, quien le otorgó el título de caballero de la corte en 1465. Además de los honores, se hizo acreedor de una asignación de dinero y una generosa canasta rebosante de cereales, frutos secos y vino. Era mucho en comparación con la indigencia. Era nada si se cortejaba con las ganancias que habían obtenido Fust y Schöffer. Johannes Gutenberg murió el 3 de febrero de 1467.” Federico Andahazi, en “El libro de los placeres prohibidos”, Editorial Planeta, Buenos Aires, 2012.

(Para cambiar de track presione >>)

Descargar