lunes, 13 de noviembre de 2017

CD 190 – Carlos Marx: “La Crítica es También Teoría”


Actualidad de El Capital de Marx en un Mundo en Crisis

Por Carlos Carcione

En el terreno de la Economía Política, la investigación científica libre se encuentra con más enemigos que en todos los demás campos. La particular naturaleza del material de que se ocupa levanta contra ella y lleva al campo de batalla las pasiones más violentas, más mezquinas y más odiosas que anidan en el pecho humano: las furias del interés privado.

Karl Marx, Prólogo a la Primera Edición del Primer Tomo de El Capital 1 

Silenciado y polémico, dado por muerto y resucitado. Considerado por algunos el libro más influyente de la historia y por otros el segundo después de La Biblia, El Capital de Carlos Marx cumplió en septiembre 150 años de la primera edición de su Tomo I. Alejado de la academia conservadora y del panfleto, es un enorme esfuerzo de investigación militante (“libre” diría Marx), de ciencia social al servicio de construir una base científica para la lucha de la clase obrera y los oprimidos por su emancipación. Una obra tan potente como abierta en busca de elaboración permanente.

En los más de cuarenta años que Carlos Marx, acompañado, estimulado y completado por Federico Engels, dedicó a la “Crítica de la Economía Política” , sólo pudo ver publicado el primer tomo de un plan que inicialmente consistía en cuatro volúmenes, para ser modificado luego por él mismo a seis y que finalmente terminó en tres tomos impresos. El segundo y el tercero editados por Engels en base a los borradores dejados por su compañero y un cuarto que algunos cuestionan, sobre las Teorías de la Plusvalía, trabajado por Carlos Kautsky el teórico de la socialdemocracia alemana de principios del siglo XX, a partir de manuscritos también dejados por Marx.

El perfil abierto, sujeto a reelaboración y corrección por largo tiempo de la obra que cumple 150 años, no puede atribuirse únicamente al carácter meticuloso, preciosista de Marx. Se debe, además de los retrasos causados por su enfermedad y a la pasión con la que se entregaba a su militancia política revolucionaria en la misma época, sobre todo a que el objeto de su estudio estaba en pleno desarrollo en su país clásico, Inglaterra, y no había alcanzado aún su expansión planetaria y toda su dimensión depredadora.

Sin embargo, por su profundidad de análisis, por su método, en El Capital se prefigura la mundialización del sistema, la globalización, entre otros pronósticos centrales cumplidos. Este fenómeno en proceso  hace que la obra sea un todo abierto. Con ausencias o debilidades importantes como la presencia apenas inicial de una teoría del Estado que debe ser trabajada, la falta de una teoría del Mercado Mundial y de una teoría desarrollada de las Crisis. O con aspectos que hoy son cruciales apenas tratados o insinuados. Este es el caso del impacto devastador del capitalismo en la naturaleza, lo que hace que la categoría ecosocialismo sea relativamente reciente y esté en construcción. O el lugar marginal que ocupa en él la perspectiva de género, que debe reconstruirse a partir de menciones dispersas y de ausencias importantes según señala entre otras, la feminista Silvia Federici 2.

El Capital y las crisis I: La Larga Depresión del siglo XXI

En agosto de 2007 el Banco Francés BNP suspendió la cotización de sus fondos hipotecarios de alto riesgo, meses después el sistema bancario internacional y en especial en Estados Unidos, tembló, se agrietó, y debió ser “rescatado” por los gobiernos imperialistas, socializando las pérdidas y abriendo un período de penurias crecientes para los trabajadores. Diez años después del inicio de esta crisis “financiera” se puede afirmar que ella no se ha resuelto, y que estaríamos en la primera Larga Depresión del siglo XXI, como la denomina el economista marxista inglés Michael Roberts. 3

Lo prolongado de la crisis disparó el debate, y Marx que ya era un record de ventas en librerías desde el 2005, colocó a El Capital, una vez más, en la cresta de la ola de la polémica. Lo mismo había pasado desde finales de la década del 60 del siglo pasado hasta el derrumbe de la URSS. Pero en la actualidad, la obra científica cumbre del diablo de Tréveris lleva una década deambulando por el mundo, presente e ineludible en los más importantes debates sobre la prolongada crisis actual.

Como señalamos más arriba, en El Capital no hay una teoría desarrollada y completa de las crisis, pero sí elementos de teoría o teorías que permiten avanzar a partir de ellos para completarlos. Encontramos en El Capital al menos dos interpretaciones de cómo y por qué estallan las mismas.

Partiendo del reconocimiento de que la caída tendencial de la tasa de ganancia es el disparador fundamental de las crisis, se dio un debate que aun hoy se mantiene, entre los que defienden la tesis de que el fenómeno que genera el estallido de las crisis se da al interior del proceso de producción y es provocado por la sobreproducción de mercancías y otro sector que sostiene que el fenómeno es exógeno, es decir de afuera del proceso de producción de mercancías y que partiría de la sobreacumulación de capital que no logra su valorización.

En el esclarecimiento de este debate jugó un papel importante entre los 60 y 70 del siglo XX, la escuela del marxismo japonés. Un didáctico artículo de Makoto Itoh, discípulo del profesor Kozo, referente de esa escuela, publicado en 1977, en el número 1 de enero – marzo de la revista peruana Análisis, cuyo título es, La teoría de la crisis en Marx: su proceso de formación; es un ejemplo de ello.

Dice Itoh en el artículo mencionado: La teoría de la crisis de Marx no se encuentra completa. Particularmente, contiene dos tipos diferentes de teorías cuya congruencia recíproca no es fácil de lograr. Llamémosles, "teoría del exceso de capital'' y "teoría del exceso de mercancías”. 4

Y luego de recorrer las dos teorías concluye que la tarea de completar la teoría de la crisis de Marx debe realizarse profundizando en la teoría de la sobreacumulación de capital o como él mismo la nombra al principio de dicho artículo, la ruta sería la de ahondar en “ la teoría del exceso de capital” .

Para la misma época, Ernest Mandel, economista marxista belga y dirigente del trotskismo europeo polemiza en relación a las crisis en su libro “El Capital 100 años de controversias en torno a la obra de Marx” 5, contra lo que él llama “el marxismo vulgar” que pone el acento en la caída tendencial de la tasa de ganancia como elemento desencadenante del estallido de las crisis. Cuestiona igualmente a los que sostienen que la causa es producto de la sobreacumulación de capital para definir que, en todo caso, la crisis se presentan por una multiplicidad de causas, entre las que define la superproducción de mercancías, la caída de la tasa de ganancia y la sobreacumulación de capital. Aunque de hecho se inclina hacia la primera de la razones, es decir que Mandel sostenía que las crisis se provocan por “exceso de mercancías”.

Algo más tarde, Nahuel Moreno dirigente trotskista latinoamericano fallecido en 1987, planteaba en una Escuela de Cuadros del Movimiento al Socialismo de Argentina de 1985, entre otras cuestiones importantes que, por ejemplo: la ley fundamental del capitalismo es la ganancia. Que al bajar la tasa de ganancia los capitales salen del circuito productivo y por esa salida, por la falta de inversión o la desinversión, se provoca la crisis. Y lo mismo con el fenómeno inverso: al aumentar la tasa de ganancia, por el propio efecto nivelador de la crisis, y por el aumento de la explotación del trabajo, los capitales que están por fuera de la producción vuelven a ella, reiniciando el ciclo. Sin embargo señala que desde finales de los 60 del siglo pasado, para él desde antes, esa salida de la crisis se da cada vez en menos países, que las recuperaciones son circunstanciales y cada vez menos duraderas y que los estallidos de las crisis coyunturales se dan cada vez en tiempos más cortos. Acuña por esta razón la categoría de Crisis Crónica para insinuar o señalar que la teoría de los ciclos económicos de Marx ya no funcionaba.

La definición que hacía Moreno, aunque con otro nombre, es hoy una conclusión a la que fue llegando gran parte de los economistas marxistas, que ubican en finales de los 60 y principios de los 70 el inicio de la decadencia sostenida del capitalismo como sistema, y su cada vez más limitada, en tiempo y espacio, capacidad de recuperación.

Sin entrar a considerar, para no extendernos, otros elementos en la anatomía de las crisis, como el papel del crédito tal como la describe Marx en El Capital, el cuadro que muestran los debates que reseñamos más arriba es útil para intentar responder la perspectiva de salida de La Larga Depresión iniciada con la caída del Banco Francés BNP hace ya una década.

En un artículo a diez años del estallido de la crisis de 2007, del 18 de agosto de 2017 el economista Michael Roberts debatiendo con las corrientes neoclásicas, monetaristas y heterodoxas, sobre la perspectiva de una nueva crisis, señala que la relación entre inversión, es decir el flujo de capital hacia la producción para valorizarse, y rentabilidad, es decir la tasa de ganancia, sigue siendo débil y continúa por debajo de los niveles promedio que registró desde la segunda post guerra. De esta afirmación concluye Roberts: “Después de diez años y una fase de recuperación económica larga pero decididamente muy débil del 'ciclo económico', ¿tendremos otra crisis pronto? Así parece sugerirlo la historia”. 6

El Capital y las crisis II: ¿El comienzo del fin de la civilización del capitalismo?

Marx explica en profundidad y extensión que el capitalismo, como todas las anteriores formaciones sociales tendrá un final. La lógica de El Capital demuestra que el fenómeno de las crisis es una “necesidad” del sistema. Pero teniendo en cuenta que el disparador de las crisis ha sido la caída tendencial de la tasa de ganancia y que en la recuperación de las mismas por medio de un enorme aumento de la explotación del trabajo provocaba un nuevo ciclo de acumulación de capital ascendente, son en la actualidad cada vez más los economistas marxistas que ven dificultades para la superación del límite presente en la actual crisis, o para decirlo de otro modo, ven difícil la salida de este periodo de Larga Depresión.

Luego de reconocer que su posición ha ido evolucionando desde el inicio de la crisis en 2007, dice Françoise Chesnais, destacado economista marxista y miembro de Attac Francia en una entrevista publicada por Viento Sur y otros medios: Dos potentes mecanismos, que se calificaban de “procíclicos”, se han vuelto estructurales y favorecen esta situación en que la salida de la crisis, es decir, una nueva fase prolongada de acumulación de capital, ya no es posible. El primer mecanismo está claramente identificado, a saber, la defensa incondicional de las pretensiones de los poseedores de títulos de deuda pública, que implica imponer la austeridad presupuestaria y el ataque a los derechos sociales. El segundo es un mecanismo cuya función empieza a reconocerse, a saber, los efectos de la robotización, cuya ralentización resulta imposible debido a la competencia capitalista, a la disminución tendencial de la plusvalía y a la dificultad de satisfacer a los accionistas.”. 7

En el caso de la robótica, hace que, en este marco más general de sobreacumulación de capital, el incremento del capital constante por sobre el variable, ayude a mantener la tendencia decreciente de la tasa de ganancia anulando los efectos contrarrestantes que podrían haber dado impulso a la recuperación de la misma.

Por su parte, el mencionado Roberts que se propone construir una fórmula para la medición de una tasa de ganancia mundial. En su búsqueda, que por cierto no es solitaria, demuestra en un artículo del 16 de septiembre, que midiendo el período 1964-2007 se puede constatar al igual que en otros estudios que él cita una caída secular de la tasa de ganancia en un período de más de 40 años. Veamos esto en palabras de Roberts: Lo que mis resultados muestran es que la tasa de ganancia del G7 cayó secularmente en 1964-2007 - como en todos los otros estudios; la caída tuvo lugar principalmente en los años 1970 - al igual que en los EEUU; hubo una recuperación de proporciones modestas durante el período neoliberal de la década de 1980, que alcanzó su punto máximo a finales de 1990 - de nuevo como en los EEUU. La posterior recuperación después de la recesión de 2001 dio lugar finalmente a una fuerte caída en la Gran Recesión de 2008-9. Estos datos confirman mis resultados originales de 2012 y 2015. 8

Ahora bien, consistente con el método materialista histórico y dialéctico de Marx pero analizando la actual crisis en otro nivel de abstracción, el economista marxista argentino Jorge Beinstein 9 con un importante esfuerzo de investigación y una sólida argumentación viene construyendo la tesis de que estaríamos transitando el principio del fin de la civilización del capitalismo. Dice Beinstein: “La crisis desatada entre fines de los 1960 y comienzos de los 1970 no fue superada como las anteriores a través de una gran ola depresiva destructora de empleos y empresas que reduciendo salarios y concentrando la producción y la demanda solvente disparaba un nuevo ciclo ascendente de la economía, la era de las “crisis cíclicas” descriptas por Marx había concluido. Aunque Marx explicaba que esas crisis recurrentes irían acumulando desorden en el sistema hasta que las fuerzas entrópicas adquirieran una dimensión tal que ya ninguna reconstrucción capitalista sería posible. Quedaba así pronosticada la crisis general del capitalismo, el esquema teórico derivado de la lógica de su dinámica de acumulación. Lo que de ningún modo podía ser pronosticado era su desarrollo histórico concreto, sus tiempos, sus protagonistas de carne y hueso, los atajos e innovaciones sociales que permitieran postergar o precipitar el desenlace”. 10

Antes, en el mismo trabajo, había señalado: “El sexenio 2008-2013 marca la transición entre la declinación relativamente suave, controlada del sistema iniciada hacia comienzos de los años 1970 y su degradación general de la que estamos presenciando los primeros pasos” 11.

Esta breve cita de un extenso trabajo, es parte al mismo tiempo de una más amplia investigación y elaboración y plantea un debate urgente. Y lo hace por las dificultades para que el sistema pueda superar la actual crisis, hecho que una gran parte de las voces autorizadas de economistas marxistas señalan. El foco creemos, debe colocarse en este debate.

Hace también más de un siglo, un crítico de Carlos Marx escribía que mientras existiera el capitalismo, El Capital sería una referencia ineludible y que no perdería actualidad. El breve recorrido de este artículo pretende demostrar, desde el lado de los que defendemos la obra de Marx, esa afirmación, probando la actualidad de sus conclusiones en esta época convulsiva. Al tiempo que busca ser un estímulo para que las nuevas generaciones de luchadores socialistas abreven en las páginas de esta obra maestra de manera reflexiva y crítica, sin temor a buscar sus propios caminos para trabajar en sus ausencias, corregir sus errores y continuar y profundizar, a la luz de los nuevos tiempos, su elaboración.





5 Este libro de Ernest Mandel es una recopilación de sus prólogos de una edición especial de El Capital en inglés, realizada por Penguin Books entre 1978 y 1981.




9  Destacado economista marxista, especializado en prospectiva y economía global, Jorge Beinstein es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Franche Comté-Besançon, Francia, y actualmente profesor emérito de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, donde dirige el Centro Internacional de Información Estratégica y Prospectiva (CIIEP).

10 Jorge Beinstein. Del fin del comienzo al comienzo del fin. Capitalismo violencia y decadencia sistémica. http://beinstein.lahaine.org/b2-img/Beinstein_violencia.pdf

11 Ídem. Anterior


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

Producción General y Edición: Blanca Curia

sábado, 28 de octubre de 2017

CD 189 – Rita Segato: “Revisar el Patrón Patriarcal”


¿Cómo terminar con la guerra de conquista permanente?

Invitamos a la antropóloga y escritora Rita Segato a participar de un plenario con todos los programas de la radio. Una instancia interna de formación e intercambio. Queremos compartir parte de lo que dijo, tanto por su potencia como por la urgencia de sus conceptos. 

Para hablar de la pedagogía de la crueldad hay que hablar de dos proyectos de mundo. Uno es el proyecto de las cosas, donde somos consumidores. El otro es el de los vínculos, el proyecto que produce comunidad.

En el mundo de las cosas, los valores son la productividad, la competitividad, el cálculo de costo-beneficio, la acumulación y la concentración.

Sin embargo, en simultáneo conservamos los vínculos, la amistad, que es una característica muy fuerte de la Argentina. Todavía se invierte en la institución de la amistad. En otros países la conversación es una pérdida de tiempo.

La pedagogía de la crueldad es la que convierte la vida en cosa. La que nos enseña todo el tiempo que los cuerpos y la naturaleza son cosas. Es la pedagogía que nos lleva progresivamente hacia el proyecto del consumo.

Esa batería de gestos de la pedagogía de la crueldad tiene como correlato una disminución de la empatía, de la sensibilidad hacia el sufrimiento de los otros. Esta escalada es una característica que se ve como nunca en este tiempo.

Un ejemplo es lo que ocurre con la película La Naranja Mecánica: fue prohibida en su momento porque se la consideraba la más violenta de la historia y hoy es una comedia. Es un termómetro de cómo ha cambiado nuestra piel, nuestra sensibilidad a la crueldad. Hoy, sus escenas más violentas nos hacen reír.

Hay otra educación que es contraria a la pedagogía de la crueldad que te dice que en el lugar de esa persona puedo estar yo. Eso es un enunciado que está ausente hoy. Cada persona tiene su lugar y esos lugares no son conmutables.

Cámaras rapiñadoras

¿Cómo tratar mediáticamente el feminicidio? Hoy la lente mediática muestra al agresor como un monstruo. El monstruo es un sujeto potente. Y del lado del mandato de la masculinidad la potencia es el principal valor. Es un mandato de exhibición, de espectacularización, de potencia. Y eso genera una gran convocatoria para ocupar ese lugar. Hay una identificación con esa figura que reinstala la jerarquía patriarcal a través de la violencia extrema. Es un doble discurso de los medios.

¿Qué hace la cámara de Tinelli? Es una cámara rapiñadora. Llama al público y le dicen que se encuentran del mismo lado que el ojo. Los convoca a la posición del ojo que mira a través de la lente. Pero los engaña: el público está del lado del cuerpo rapiñado. Es una ilusión de estar del lado del poder que escrudiña los cuerpos, los rapiña, los captura, los devora. Pero eso es mentira. ¿Sos la basura o estás del lado del que maneja las riendas de la cámara? Esa es la pedagogía de la crueldad. Enseñar a gozar con el sufrimiento del otro. Es muy afín a la pedagogía militar.

La corporación masculina

El debate sobre la prostitución es muy difícil. Pero, ¿qué es la prostitución en la era de la industrialización de los cuerpos? Es la primera pedagogía que enseña el cuerpo-cosa. Hace poco participé de una mesa con una referente sindical de las meretrices. Yo la respeto, no me gusta la censura. Respeto siempre y cuando se haya reflexionado de manera amplia sobre el tema. Porque la prostitución tiene una historia. A lo largo del tiempo ha cambiado su significado, su papel. Mantener a la prostitución a salvo de su captura como pedagogía de la dirección del proyecto histórico de las cosas hoy es prácticamente imposible. Al mismo tiempo creo que es imposible dejarla protegida de los adueñamientos.

Cuando se levanta la prohibición de la prostitución en Argentina, se vuelven a abrir los burdeles en las inmediaciones de los cuarteles. Cuando llega un recluta a trabajar a un pozo petrolero de la Patagonia, lo primero que hacen es llevarlo a un burdel. Lo mismo ocurre en la zona de los Valles Calchaquíes con los emprendimientos mineros. Las empresas compran casas en barrios pobres para instalar burdeles.

El sentido común dice “es por la libido masculina”. Es un verso. Entrevisté muchísimos violadores y el tema del deseo sexual surge muy poco. El burdel es la pedagogía necesaria para aprender a ver un ser humano como cosa. Es la pedagogía de la crueldad por excelencia. Además crea alianza masculina. Genera corporación. La corporación masculina se consolida mediante una víctima sacrificial, que es esa persona transformada en cosa.

Hay que ser conscientes de que la radio genera algo muy distinto a la corporación. La corporación no es una comunidad. Es lo opuesto a la comunidad. En la comunidad existen los grupos corporados, se trata de una categoría antropológica en la que las personas pueden hacer una minga; pueden cooperar en una misma tarea. Pero cuando se hace la transición a una sociedad de masas, ese grupo corporado se transforma en una corporación. Una corporación es una entidad donde surge un familismo amoral, donde surge la idea de que la principal lealtad es la corporación y esa lealtad a la corporación se encuentra por encima de cualquier otra lealtad o cualquier otro valor.

La masculinidad es una corporación, hay que demostrar merecer el título de la membresía de esa corporación y ahí entra la exhibición de una capacidad de crueldad. Esa es la base del mandato de masculinidad. El mandato de género también se realiza dentro de las propias jerarquías de la masculinidad. La jerarquía de la masculinidad tiene una estructura afín con la estructura militar y policial. ¿Dónde encontramos la punta del hilo para deshacer esa madeja?

La guerra neurobélica

Este año estuve en Buenaventura, en la costa pacífica colombiana, donde se está haciendo un complejo portuario de tres puertos y un complejo hotelero para hospedar a los empresarios que iban a negociar el tratado transpacífico. En ese lugar, vive una población negra que tiene derecho constitucional a habitar esa región. Para sacar a esa población de ahí hacen atrocidades, para que la gente abandone sus lugares ancestrales. Así aparece el fenómeno de “desplazados”. Asustan a la gente para tomar sus territorios. ¿Cómo se termina con la guerra? No se termina con un pacto entre las FARC y el gobierno colombiano, porque es otro tipo de guerra. Es una guerra de conquista permanente. Es falsa la idea de que la conquista se cerró, la conquista está en curso. ¿Cómo se termina con esta guerra? Hay que pensarlo, pero no de una forma que nos haga llegar a tomar decisiones autoritarias.

Últimamente hablo mucho del autoritarismo y de la utopía. No uso la palabra utopía, porque la utopía es un diseño de futuro que tiene que ser así. No tiene que ser una idea cerrada de futuro la que guíe nuestra acción. El camino tiene que ser visto desde lo que ya sabemos, desde la historia y desde donde estamos. Si hay una utopía viva es que la historia es impredecible, es puro acaso, es incontrolable. La libertad es la imprevisibilidad de la historia.

Para responder esa pregunta sobre cómo se para esa guerra, la respuesta es “desmontando el mandato de masculinidad”. Porque es el mandato de masculinidad que ofrece mano de obra bélica, que deja a los niños y jóvenes hombres preparados para ser contratados de manera informal o formal y “programados neurobélicamente”.

La programación neurobélica prepara a sus recursos humanos para las guerras del presente, que no tiene límite porque no son guerras formales. Ninguna de las leyes de la guerra actúa contra ello. Son profesionales bélicos contratados por empresas que se encuentran en un limbo legal, pues no obedecen ni a la justicia humanitaria que pone límites sobre cómo un ejército puede actuar en una guerra, ni obedecen al estado.  Esa mano de obra bélica existe porque existe un mandato de masculinidad, porque existe una manera en que las familias, las escuelas, los barrios, la vida cotidiana forma a los hombres y esa obligación de masculinidad implica abdicar algunas formas de la sensibilidad; volverse insensible tanto del cuerpo propio como del cuerpo ajeno. Es una preparación que luego se continúa cuando el sujeto masculino entra en el espacio bélico, sea por la vía del estado o por la vía de un espacio para estatal que se expande en América Latina. La esfera paraestatal se encuentra en expansión en América Latina.

En nuestro tiempo muchos hombres se van evadiendo del mandato de masculinidad. El hombre en su obediencia al mandato de masculinidad y con la característica narcisista de la psique masculina no tiene acceso al espejo que le habla de su propia crianza, de su propia carencia, de su propia abdicación a tener formas de la felicidad. Es un sujeto poco espejado, poco reflexivo y que no toma conciencia de su propio sufrimiento. Con esto no justifico a los hombres, lo que estoy diciendo es que uno de los caminos es informar a los hombres que están siendo obedientes a un mandato que los victimiza también, que les exige suprimir aspectos importantísimos de la vida. Formas de felicidad que las mujeres conocemos y ellos no pueden conocerla. Por eso los hombres mueren antes en todos los países del mundo.

Otro tema es que estamos frente a un espectáculo de crecimiento del fundamentalismo cristiano. Hay que usar esa palabra, porque nos enseñaron a condenar el fundamentalismo islámico, pero hay que usar esa misma expresión de fundamentalismo para lo que se está instalando entre nosotros de México a Argentina.

El miedo al espacio público es un miedo nuevo y es muy parecido al miedo en la sociedad fundamentalista islámica. La fundamentalista es la forma más occidental de todas las formas del islam, porque clausuró todas las formas de debate interno y afirma una verdad única. El problema de la verdad única es el problema del presente y esa verdad única, esa justicia única, está colonizando nuestro continente, que no tiene en el pasado una inclinación a posturas fundamentalistas.

Fundamentalismo y guerra son ideas muy afines.


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la antropóloga Rita Segato sostiene que “hay un pacto de la masculinidad que no se ha tocado” ni siquiera en el marco de los gobiernos denominados progresistas de América Latina. “La historia no va a cambiar si no revisamos el patrón patriarcal”, define. Además, intuye que las mujeres tendrán un rol preponderante en las luchas por venir. (FM La Tribu 88.7 - 09/03/2016)

La antropóloga y escritora Rita Segato habla de lo que denomina “la pedagogía de la crueldad” en relación a la violencia hacia las mujeres y el mensaje que se inscribe en toda la sociedad. Además, muestra entusiasmo por la marcha del 3 de junio y #NiUnaMenos: “Es una nueva escritura en el cuerpo, alegre y positiva. Es una nueva gramática en el territorio de la ciudad.” (FM La Tribu 88.7 - 30/06/2015)


Audio del encuentro con Rita Segato que tuvo lugar en la localidad de Cura Brochero, Traslasierra, Provincia de Córdoba, Argentina.  (104.9 FM Comunitaria Las Chacras – 19/09/2017)

sábado, 14 de octubre de 2017

CD 188 – Violeta Parra “Gracias a la Vida”

Voces por Violeta:

Un homenaje desde las ondas comunitarias

Por Javiera Barría Gallardo

El legado de Violeta Parra es infinito, su creación musical, las figuras bordadas sobre la arpillera y el afán de rescatar el folklore chileno la posicionan como una artista compleja y diversa. A pocas semanas de su centenario, este último cuatro de octubre,  diversos artistas nacionales han trabajado para rendirle un homenaje y como Radio JGM hemos querido poner el micrófono a estas nuevas creaciones.

En este primer capítulo de Voces por Violeta invitamos a Üñüm,  músico violinista desde los siete años, quien ha vuelto a tomar una vieja forma de tocar este instrumento y ponerlo a disposición para los oídos nacionales. En esta primera instancia conversó sobre la importancia de Violeta en su vida artística y los caminos que lo llevaron a encontrarla.  Además, podrán escuchar la  reinterpretación realizada por el músico a la canción Qué he sacado con quererte



(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:


viernes, 29 de septiembre de 2017

CD 187 – Mariano José de Larra: Un Caballero de Gracia y de Romanticismo


Mariano José de Larra es un escritor especial. Su estilo literario, el Romanticismo, va más allá de su magnífica obra y consigue impregnar su propia vida de ese sentimiento en el que las emociones predominan sobre la razón y la ironía y la sátira se convierten en la mejor arma de crítica. Por eso, este gran escritor representante del Romanticismo tiene una vida repleta de anécdotas y excentricidades. Hoy veremos algunas de ellas:
- Larra no nació en una época fácil. Vino al mundo en 1809, justo un año después del inicio de la Guerra de Independencia, por lo que España se encontraba dividida en esos momentos. Su padre, cirujano militar, apoyó al ejército francés y empezó a trabajar para ellos. Como consecuencia de esta elección, la familia de Larra tuvo que abandonar España cuando José Bonaparte fue expulsado y los afrancesados fueron exiliados. Para ese acontecimiento, el pequeño Mariano tenía sólo 4 años, por lo que se puede decir que pasó la mayor parte de su infancia en Francia, adquiriendo una cultura europea y moderna que probablemente no habría podido aprender en España.
- Se cuenta que, cuando estaba estudiando, dejó de asistir a los exámenes durante un año completo. Las causas de esta extraña conducta eran desconocidas en un principio, pero dice la leyenda que el motivo fue un duro golpe amoroso: Al parecer, Larra se enamoró de una mujer mucho mayor que él. Esa mujer que encandiló al joven Larra resultó ser nada más y nada menos que la amante secreta de su padre. Evidentemente, esto trastornó y hundió en una depresión a Mariano. De todas formas, todos los exámenes a los que no asistió ese año los acabó aprobando más tarde.
- Larra tuvo una vida académica muy confusa. Al principio, fue casi "obligado" por su padre a estudiar medicina, ya que quería que Mariano se convirtiera en cirujano, como él. Así que Larra cursó un año de medicina. Sin embargo, ese trabajo no le llamaba para nada la atención y no pudo soportar un segundo año, por lo que dejó la universidad. Luego, intentó estudiar para ser abogado, pero corrió la misma suerte que con la medicina: Un año de estudio fue suficiente para quitarle a Larra toda esperanza de ser abogado. Así que, finalmente, Mariano decide dejar por completo la universidad, no iba a seguir estudiando.
- Desengañado de la vida de la universidad, Larra acabó decidiendo trabajar en su verdadera y única vocación: Ser periodista. Y es que, en realidad, gran parte de la obra de Larra son artículos que publicaba en periódicos. Su obra poética es, en comparación, de un tamaño insignificante (lo cual no quiere decir que sean de peor calidad, por supuesto). Sus artículos, que combinaban parodia, sátira y humor con duras verdades del pueblo español, son los que de verdad popularizaron a Larra y su obra.
- Larra se creó su propio seudónimo para firmar sus artículos: “El Duende”. Según avanza su gusto por la escritura periodística, Larra funda su propio periódico, llamado El Duende Satírico del día, en el que se empieza a criticar sagazmente a la sociedad española, que Larra consideraba atrasada (recordemos que desde pequeño se crió en un ambiente francés mucho más avanzado).
- Sus escritos y críticas le crearon muchos enemigos. Por ejemplo, un día, mientras estaba en un bar, se enzarzó en una pelea con un hombre al que había criticado en su periódico, José María de Carnerero. José María era director de un periódico que le hacía la competencia al de Larra, por lo que entre ambos existían muchas rencillas y rencores que acabaron en una dura pelea. Por desgracia, José María se presentó a las autoridades para denunciar a Larra y ganó, por lo que se cerró el periódico El Duende Satírico del día.
- Si el problema que supuso cerrar su periódico no fue suficiente, Larra tendría que afrontar problemas peores aún: Se casó con la mujer equivocada. Josefa Wetoret fue su esposa durante unos años, a pesar de que nunca se amaron de verdad. Sin embargo, llegaron a tener tres hijos, entre los que se destaca su  hija, Baldomera. Baldomera Larra fue la creadora del primer caso conocido de fraude piramidal y su éxito traspasó fronteras. Por supuesto, Baldomera acabó muriendo en la cárcel cuando fue descubierta.
- Uno de los acontecimientos que más marcó la vida de Larra fue su inesperado enamoramiento de Dolores Armijo, una mujer casada. Este fue uno de los mayores problemas en la vida de Larra: Ambos estaban casados, pero Larra quería más a Dolores que a su propia esposa, por la cual no sentía demasiado cariño. Como veremos más adelante, ésta fue una de las causantes (aunque no la única)  el trágico final de Larra.
- Tras ver su periódico cerrado, Larra decide fundar uno nuevo, El Pobrecito Hablador, el cual firmaría con el seudónimo de “Juan Pérez de Munguía” y con otro que le haría aún más popular: “Fígaro”. Enmascarado con estos seudónimos, Larra continúa con sus críticas y empieza a establecer una clara intención política liberal (en aquellos tiempos, los modos de gobierno y política variaban con gran frecuencia, por lo que la política era un tema muy candente).
- Larra siempre se mostró incómodo con la sociedad española. Quizás por ello una de sus grandes aficiones fue la de viajar por toda Europa. En sus travesías a Francia, Portugal, Gran Bretaña, Bélgica y demás países, conoció a grandes escritores como Alejandro Dumas o Víctor Hugo. Su intelecto y sus ideas políticas le permitieron acceder a las más altas élites de la cultura internacional.
- Pero, como era típico en Larra, los problemas eran cada vez mayores. Su amor imposible, Dolores Armijo, se separaba cada vez más de él y parecía más lejana; además, la política española era, desde su punto de vista, cada vez peor, y estaba completamente desengañado de los ideales políticos que muchos esgrimían. Sus últimas obras eran más tristes, y el autor caía cada vez en una depresión más demoledora.
- Finalmente, Larra acabó suicidándose en un acto que parecía sacado de alguna novela romántica. Tras una visita de Dolores Armijo, la cual sirvió para comunicarle a Larra de que no había ninguna posibilidad de que se casaran, el escritor decidió poner fin a su vida. Al contrario de lo que se cree, no se disparó en la sien, sino en el corazón, para simbolizar el desamor. Además, según cuenta la leyenda, lo hizo frente a un espejo, para verse morir a sí mismo. Contaba 27 años cuando se suicidó. Por supuesto, el desamor de Dolores no fue la única causa del suicidio, sino que fue una suma de varios factores que habían acabado por romper la estabilidad de Larra.
- Su entierro fue multitudinario. El afamado poeta José Zorrilla leyó en el entierro un poema dedicado especialmente a Larra. Posteriormente, con el paso del tiempo, el cadáver de Larra fue llevado al Panteón de Hombres Ilustres, que contiene los restos de grandes personajes de toda la historia de España.

(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

jueves, 14 de septiembre de 2017

CD 186 – El Telón de Aire (IX)


Teatro al Oído

El Telón de Aire es un Ciclo de Radioteatros Breves (cada Pieza de Ficción tiene una duración que oscila entre los 4 y los 11 minutos) que se distribuye en forma libre y gratuita a una cada vez más amplia Red de Emisoras, Programas, Sitios Web, Blogs y Redes Sociales. Cada entrega es una historia independiente y unitaria que empieza, se desarrolla y termina, abordando diversos Temas y Géneros: Comedia, Drama, Ciencia Ficción, Absurdo, entre otros.
Estas Ficciones Sonoras se realizan gracias a la sinergia con la Fundación SAGAI y con la participación de sus Actores Socios. La Producción General está a cargo de Narrativa Radial.
Los Objetivos del Proyecto El Telón de Aire persiguen:
- Promover nuevas fuentes de trabajo para Actores y Actrices Argentinos.
- Generar nuevos espacios de experimentación para los mismos como lo es la Ficción Sonora.
- Propiciar la Ficción (Arte Dramático y Literario) a través de un medio tan accesible, gratuito y de llegada masiva como lo es la Radio.
- Llegar con la Ficción a diversos puntos del país, a través de la cada vez más extensa Red de Emisoras que se suman a la difusión gratuita de un material de valor artístico y cultural.
- A través de este medio tan mágico como lo es la Radio activar la Imaginación y la Reflexión en los escuchas de diferentes latitudes.
- Mediante este Formato de Ficciones Breves y con Códigos Actuales, auspiciar una renovación del Radioteatro, tan amado y añorado en épocas pasadas, preservando su Encanto y Magia.
La Biblioteca Parlante de Distribución Nacional “Mirá lo que te Digo” renueva su Catálogo con este Ciclo de Radioteatros Breves que inicia sus funciones cuando los Ojos del Imaginar lo dispongan.
Narrativa Radial (www.narrativaradial.com), es una Asociación Civil compuesta por entusiastas profesionales del Arte, la Cultura y la Comunicación cuyo objetivo es estimular la Creación, la Producción y la Difusión de la Narrativa en la Radio. En otras Palabras, es un colectivo que se propone hacer del Parlante Radiofónico una usina de ideas que fragüe Historias que alimenten la Imaginación y los Sentidos de sus propios Emisores y sus potenciales Destinatarios, para que la Radio recupere su Magia y haga valer su Aire.

(Para cambiar de track presione >>)


Descargar:
Track 01: El Collar de la Abuela. (07:59)
Dos hermanas y una competencia sin fin. Dos puntos de vista y un solo objetivo fetiche...
De todo serán capaces para conseguirlo...
Staff: Intérpretes:
Soledad Piacenza y Lola Banfi. Guión: Guadalupe Cuevas y Patricia Leonardi.
Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez
Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Joaquín Sanz.

Track 02: El Entrenado (10:01)
Un funcionario público siempre está en campaña. Por suerte sus asesores sabrán que a
cada acusación en su contra (más allá de la verdad) le corresponderá algo para aclarar...
(o para confundir...)
Staff: Intérpretes:
César Cimini, Marcelo Melingo y Paola Papini. Guión: Marcelo Cotton. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Majo Bustamante.

Track 03: Paulina y Romualdo (07:55)
Se encontraron tantos años después para retomar una relación trunca. Pero no pueden
volver el tiempo atrás...
Staff: Intérpretes:
Fernando Madanes y Marta Paccamici. Guión: Ariel Levenberg. Dirección de
Actores
: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.

Track 04: Disputas Académicas (08:16)
Cuando la carrera hacia la consagración profesional está en juego en estas mujeres, no hay mejores promedios ni doctorados que valgan...
Staff: Intérpretes:
Constanza Nacarato, Mariana Zarnicki y Lizzy Pane. Guión: Liliana Delgado.
Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Majo Bustamante.

Track 05: Fuera de Encuadre (07:15)
Los giros en un proceso terapéutico (y en esta historia) pueden ser tan sorprendentes que
ningún terapeuta hubiera podido preverlos...
Staff: Intérpretes:
Diamela Viani y Gastón Biaggioni. Guión: Celeste Harvey. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.


miércoles, 30 de agosto de 2017

CD 185 – Diego Velázquez: “El Auténtico Pintor de la Realidad”


¿Por qué Las Meninas de Velázquez son tan grandiosas?

Por Sergio Pérez Gavilán

Se pintó en 1656 por el maestro español Diego Velázquez, es su composición más grande (3.21 mts. de alto x 2.81 de ancho) y probablemente una de las pinturas más representativas en la historia del arte. Pero, ¿por qué? A simple vista se puede reconocer un juego de espejos en el que Velázquez se incluye a sí mismo, a los Reyes de España en un espejo y en el centro de la pieza a la Infanta Margarita Teresa, posterior emperatriz del Sacro Impero Romano Germánico. 

Más allá del análisis estético de la obra, existe un trasfondo ideológico que impulsa a ver la obra con una dimensión diferente. Según Michel Foucault y otros analistas de la obra, Velázquez establece una agenda crítica y política ante la visión que se tenía en su época sobre la pintura y el modo clásico de hacer un retrato. 

Foucault afirma que la obra es revolucionaria pues en contra de la representación clásica, misma que debe de ser entendida simplemente como la representación realista de la realidad según la percepción del artista,  el artista hace un retrato que simplemente no podría formar parte de su realidad. La obra artística bajo el canon de la representación clásica, no podría incluir al mismo tiempo, al artista, al espectador y el objeto a representar, sería incongruente. Así, se puede ver que Velázquez hace un juego de miradas entre el espectador y él. 

El sevillano, con su mirada genera un eco en el espectador, pues lo supone como modelo. La perspectiva, evidentemente, no puede ser la del artista y tampoco la del objeto central, sino la del espectador que observa delicadamente Velázquez ¿sería la perspectiva del Rey Felipe IV y Mariana de Austria? ¿Osaría poner a la par de la pareja real a cualquier espectador? Parece ser que no. Debido al ángulo del espejo en relación con el del espectador, es ópticamente imposible tener ese enfoque en el espejo, pues se revelaría toda la escena, incluyendo a Velázquez y a Las Meninas de espaldas. Por consiguiente, lo que busca Velázquez es ponerse a la par de los reyes con increíble sutileza para elevar la posición social de la pintura y quizás, de sí mismo. 

En aquélla época, la pintura aún peleaba por el reconocimiento de Arte Liberal, cosa que no tenía nada que ver con el ego, sino con la búsqueda de una liberación fiscal y militar. Velázquez, según la interpretación de George Kubler, al ponerse en el mismo cuarto que el Rey, hace una referencia a la idea a la nobleza de la pintura por medio de la asociación con los monarcas. La precisión estilística y el demandante juego de perspectivas aleja a la pintura de una clase de oficio y la convierte en una persecución intelectual, apuntando al elitismo intelectual de las cortes europeas en la época. 

Es importante notar la aparición de José Nieto de Velázquez, el hombre al fondo del cuadro viendo la escena, parado en las escaleras, sugiriendo que va de salida o de llegada. Él, a diferencia de todos los demás sujetos, tiene una visión completa de la escena, viendo directo a los modelos de la obra o en la posición del espectador y, debido a la altura de su posición, podría ver detrás del lienzo que Velázquez pinta –a manera de espectador. 

Nieto competía con Velázquez por la posición de aposentador y Felipe IV ya había inclinado la balanza por el sevillano. Parece ser que “la sugerencia” es la manera que utilizó Velázquez para reafirmar el juicio de su patrón. 

Las fuentes de iluminación juegan un papel importante, pues la luz para todos los personajes es la misma, la que entra por la ventana, pero la que impregna a Nieto es distinta. En cierto sentido, esto habla de una perspectiva sobre la situación, tanto física como mental. Foucault interpreta la luz como algo que alumbra los aspectos de la obra, como a la misma racionalidad que permite conocer los objetos y hacerlos inteligibles de una manera real. Es digno de notar que se ve la iluminación pero nunca su fuente como tal, no se ve la luz sino el producto de su existencia: lo racional. 

Finalmente, como golpe fatal a Nieto, véase las dos imágenes o pinturas arriba de Velázquez y Nieto, la de arriba del sevillano es Minerva y Aracne mientras que la otra es Apolo y Pan. La primera, según el mito griego, referiría a la mesura de los mortales ante los dioses o, en el contexto español de la época, la mesura de los súbditos ante los superiores. Tener extremo cuidado en no juzgarlos ni ponerse a su nivel, entonces, tiene aún más sentido la cuestión del sutil posicionamiento de Velázquez al lado de la pareja real. El segundo cuadro hace referencia directa a Nieto, el mito hablaría del castigo que tendría un juez por escoger a un artista inferior y señalando a Nieto como tal, mientras que entre los dos está el rey que es tanto el sujeto como juez verdadero del arte de Velázquez

Regresando a la cuestión de la representación clásica, una última revisión a los simbolismos del cuadro es necesaria, en particular el espejo.  En el espejo se puede ver lo único presente en el cuadro que es invisible, la figura de los reyes. Entonces, según cierta interpretación, el espejo simboliza el tiempo pues devuelve imágenes como reflejo y anula las distancias con el espectador, en palabras de Foucault, “De todas las representaciones en el cuadro, ésta es la única visible, pero nadie la está mirando”, se trata de un verdadero acto de representación, pues son los modelos del pintor pero nadie en el cuadro ve ese espejo.  

Lo que genera esto es una limitación y anhelo del hombre de la época. La imposibilidad de representar al propio acto de la representación, es decir, para la mentalidad de la época el lenguaje como tal no es el pensamiento sino una representación del mismo, tiene una existencia independiente de él. Lo que importa no es el significado de la palabra sino el sentido, es así que todo recae en el ordenamiento de los objetos o los signos y, aún más fuerte, el hombre como ordenador de la realidad, es la condición de posibilidad del mundo: sin él no hay orden. En consecuencia, no puede verse a sí mismo, juzga y lo ve todo pero es incapaz de verse a sí mismo haciéndolo. 

La magnífica obra de Velázquez no tiene como tema a un sujeto, sino a la representación misma y sus limitantes racionales como paradigma del pensamiento de la época: el pintor no se puede ver pintando pues no se vería detrás del lienzo; la pareja real en el espejo no es una representación de ellos modelando, sino una copia del acto; Nieto está en la posición del espectador, pero uno no podría tomar su posición pues, precisamente, dejarías de ser espectador y te convertirías en un objeto pintado. 

La manera arqueológica o genealógica por la que Foucault ve el cuadro generaría sentido pues la Ilustración se estaría avecinando y con ella el planteamiento ideológico, en el que para poder comprender la realidad como tal y ser una persona realmente libre, el principio parte del autoconocimiento. El cuadro del español, además de ser perfecto estilísticamente, es profeta de una época llena de valor dentro de la historia de la humanidad: la Ilustración.” 


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

Producción General y Edición: Blanca Curia

lunes, 14 de agosto de 2017

CD 184 – 22 de Agosto de 1972


La voz de los sobrevivientes de Trelew

El sonidista José Khusnir tomó los testimonios de los tres presos que sobrevivieron a los fusilamientos en el breve lapso que estuvieron libres antes de desaparecer. El relato de las responsabilidades de los acusados Sosa y Bravo.

 Por Ailín Bullentini

“Nosotros somos los sobrevivientes de la masacre de Trelew, ocurrida el 22 de agosto de 1972.” Es lo primero que se le escucha decir al “combatiente” de la “organización MontonerosRicardo Haidar en una narración oral a tres voces que compartió junto con los integrantes de las FAR María Antonia Berger y Alberto Camps, diez meses después de “ganarle al enemigo” y cuatro años y medio antes de desaparecer para siempre. Tal vez por eso, el audio de esa historia es tan impactante: hace añicos el silencio que algunos creyeron volver eterno con borrarlos de la faz de la tierra. Entonces, a cuarenta años de las ráfagas de ametralladoras y del pacto de sostenimiento de una versión inventada, los cuerpos que les ganaron a las balas hablan –no ya por boca de otros, como en La Patria Fusilada, del poeta desaparecido Paco Urondo– de los fusilamientos y de los fusiladores. “Lo que me cuestionaba y nos cuestionábamos es que esos tipos son (eran) irrescatables; que todo lo que había pasado nuestro pueblo no les importa ni cinco”, dice Berger en un momento de la descripción, en referencia al “capitán (Luis) Sosa” y al “teniente (Guillermo) Bravo”, cuya extradición no fue aprobada por el gobierno de los Estados Unidos en donde reside, el único con vida que falta en el banquillo de los acusados.

El régimen en la base era intimidatorio y buscaba nuestra reacción. Los que nos custodiaban tenían orden de hacerlo con bala en recámara y sin seguro; éramos trasladados con las manos en la nuca y apuntados por varias armas”, cuenta Camps, congelado en el tiempo de una cinta de sonido, la última prueba sumada a la masacre de Trelew que entró en la etapa de los alegatos ayer. “Se ve en las palabras que dijo Sosa al día siguiente de la fuga: ‘La próxima no habrá negociación; los vamos a cagar a tiros’. La intimidación tenía caracteres alarmantes. Emitían disparos al aire; al compañero Mariano Pujadas lo hicieron barrer desnudo y a la vista, apuntado por las armas; nos hacían acostar desnudos en el piso a una temperatura de diez grados bajo cero”, ejemplifica el santafesino.

Las condiciones de la detención en la Base Almirante Zar, así como la descripción del comportamiento de Sosa y Bravo, son lo más importante a nivel probatorio que el audio aporta al juicio. Sin embargo, el detalle minucioso del momento de los fusilamientos y el instante mismo en que la versión oficial de los hechos es construida, datos ya conocidos, no dejan de provocar estupor. Grabada por el director de cine y sonidista José Khusnir, la entrevista a los sobrevivientes fue escuchada en el marco de la última audiencia de testimonios del proceso oral. Khusnir grabó el relato para una película que Pino Solanas nunca editó, y lo guardó. En pocos años, el audio se convirtió en un tesoro demasiado peligroso. Temeroso, las metió en un bolso y lo llevó consigo a su exilio en México durante la última dictadura. Varios años después, durante un homenaje a Raymundo Gleyzer, se lo prometió a la viuda de Pedro Bonet –una víctima de Trelew– y ésta las puso a disposición de la cineasta Mariana Arruti en épocas de la filmación de su documental Trelew. De allí, la historia llegó hasta el proceso que busca dar justicia a los fusilamientos.

Hicieron tanto para eliminarlos y sin embargo resurgieron sus voces. Fue un acto de justicia poética”, definió el abogado de la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Germán Kexel, quien además coincidió con su par Eduardo Hualpa, de la querella de los familiares de las víctimas, en que la versión oída “coincide perfectamente con que los sobrevivientes ofrecen en La Patria... y en los juicios civiles (material que se incorporó en la causa a través de los documentos secretos encontrados en la Armada)”. “El audio fue realmente conmovedor: un viaje que obligó hasta a Sosa a trasladarse en el tiempo y a ver con sus propios ojos esa verdad que él quiere ocultar”, mencionó Hualpa, que ayer comenzó su alegato (ver aparte).

Los fusiladores

Camps: –Estábamos a cargo del capitán Sosa y del teniente Bravo. El teniente Bravo estaba a cargo de un equipo de guardia, eran cuatro guardias durante el día, pero él, que era el verdugo típico, el tipo que constantemente provoca, buscaba estar en tres. Constantemente nos sometía a sanciones, nos hacía desnudar, tirarnos al piso o ponernos desnudos contra la pared sin ningún motivo. Era el prototipo del cínico. Al lado de eso, después venía y buscaba la charla amable. Tenía frases típicas como “a éstos en vez de alimentarlos, deberíamos matarlos”, “ya van a ver que al terror guerrilla se lo combate con el terror antiguerrilla”. Era el prototipo del cancherito, del sobrador. Era característico su cinismo.

Haidar: –El capitán Sosa mostró dos caras. Una que tuvo en las negociaciones y otra a partir de que nosotros pasamos a estar en sus manos. Es un individuo prepotente y que en su momento mostró decisión de matarnos realmente. Cínico, también. Venía, se arrimaba para vernos en qué condiciones estábamos, un poco gozando con el espectáculo. Mostraba también con todas sus actitudes estar a distancias siderales de lo que sentía y pensaba y piensa el pueblo. Una mentalidad enfermiza, reaccionaria y gorila. Nos puteaba: “¡Qué van a hacer ustedes, combatientes del pueblo! Ustedes son asesinos, delincuentes”.

Berger: –Nunca nos reconocían como parte del pueblo. Tanto Sosa como Bravo siempre trataban de mostrarnos así, como los asesinos o como los delincuentes. En ese sentido, no nos respetaban. Ahora, por otro lado, sí tenían una especie de admiración porque pese a que nos gritaban nosotros teníamos el ánimo alto. Pese a todas las amenazas siempre nos reíamos, estábamos contentos y eso no podían soportarlo y no podían comprenderlo.

Ráfagas de ametralladora

De manera casi igual a cómo lo relató ante el grabador de Paco Urondo el día en que aguardaban la libertad del “Devotazo”, Berger recordó, una vez más y para una película que nunca fue, cómo los “hicieron formar” en la madrugada del 22 a las tres y media de la mañana “con patadas en las puertas”. “En un determinado momento comienzan los disparos. Me sorprendo mucho, me siento herida. Tenía en aquel momento ya cuatro disparos encima.” Mencionó que después de ver a “la Santucho” muerta se dio cuenta de que los estaban “fusilando” y detalló que el “tiro de gracia” que recibió en la cara le hizo sentir “una explosión en la cabeza”. Camps aseguró comprender “inmediatamente que es una masacre, que es la muerte para todos”. Resultó herido en el momento de los remates, al igual que Haidar.

Sin embargo, mechado entre el devenir métrico del desenvolvimiento de los asesinatos en sí, el montonero santafesino reveló el instante en el que, heridos y desangrándose en el piso de las celdas en que los habían encerrado durante una semana, oyeron la primera explicación formal de la versión oficial y mentirosa de los hechos: “Todos los que quedamos heridos fuimos recogidos posteriormente a que llegara un grupo de gente que aparentemente era ajena a los hechos y que tal vez explicarían la razón de que estemos aquí, de que hayamos sobrevivido a la masacre. Porque esas personas recibieron explicaciones por parte de Bravo, como que Mariano Pujadas le había querido quitar la pistola al capitán Sosa”.

La grabación finaliza con un análisis de la masacre que los sobrevivientes realizan en esa época. Durante esos escasos diez meses, los combatientes de las organizaciones armadas populares no sólo habían salvado sus vidas, sino también habían vuelto a la cárcel y recuperado su libertad, creían, para siempre. “Para nosotros el sobrevivir a una encerrona, una ratonera en la que se mirara para donde se mirara estaba todo cubierto, es una limitación del enemigo”, evalúa –en presente eterno– Haidar, quien además destaca que el “invento” de una versión ficticia de los hechos para integrantes de la fuerza se debe a que “ellos tienen contradicciones internas y que no todos tienen las características de Bravo y de Sosa”. Para Berger, la masacre intentó “la eliminación física” y con ella “dar un golpe fuerte a la guerrilla y aislar a los combatientes del pueblo. Lo que pasa después, sobre todo con el velatorio de los compañeros, muestra hasta qué punto nadie se creyó la historia que contaron los milicos”.



Descargar:


* "En una oportunidad entre el 22 y el 30 de junio del 73 hice el audio de una filmación con las entrevistas a ellos 3. Yo trabajaba por mi cuenta, los audios los hice colaborando en una película que dirigía Pino Solanas. En aquel entonces la grabación se hacía en cinta de un cuarto, yo disponía del audio grabado en cinta nada más, porque luego se juntaba con las imágenes. En circunstancia en que se ponía una placa en la casa de Gleyzer,  fue la señora Alicia Bonet. Al terminar el acto me acerqué y le comenté que tenía esas grabaciones. Al rato se las mandé por Internet. Yo a los sobrevivientes, los reconocí por su imagen: eran esos tres."